1,2,3 Por mi y por todos mis amigos!

Si bien es cierto que el mercado infantil desde hace tiempo se ha convertido en un mercado potencial verdaderamente importante, constituida por 31.3 millones de infantes, representa un mercado potencial para los nuevos negocios.

Según datos del INEGI, del total, 9.7 millones tienen de 0 a cuatro años de edad, 10.8 millones de cinco a nueve años, y otro tanto entre 10 y 14 años.
El marketing de alimentos pensados para los niños está atravesando, al menos en Estados Unidos, por un momento de apogeo, en Mexico en la cuidades mas importantes también este fenómeno ya comenzó. Las madres, que por lo general siempre han sido las encargadas de dar la orden a los niños de no jugar con la comida, ahora parecen haber bajado un poco la guardia. Muchos lo explican diciendo que hay muchas otras cosas más peligrosas alrededor de la vida de niños y jóvenes que merecen más preocupación que la calidad de lo que comen; del otro lado del panorama, los anunciantes llegan con todo tipo de tentaciones.
Si bien no es ninguna novedad ver que los alimentos para niños vengan en variedad de formas, tamaños, sabores y colores, lo nuevo es el ingrediente de “interactividad” también en lo que se come y se bebe. Los marketineros quieren aprovechar la pasión juvenil por los videojuegos interactivos y ya han comenzado en Estados Unidos a llenar las góndolas de los supermercados con comidas y bebidas que se “convierten” en otra cosa.
Una gaseosa (SqueezIt, de General Mills) que cambia el color, al añadírsele un líquido, o de sabor, al echarle una tableta. Un helado (Tongue Splasher, de Unilever) que viene en forma de boca, lengua y cuello. Su mayor atractivo parece ser una bolita de chicle escondida dentro de la lengua que “pinta” los labios de los niños de colores estrafalarios.
Kellog’ s acaba de sacar unas tortitas espolvoreadas con una decoración que adopta distintas tonalidades si las ponen a tostar.

Los expertos en marketing para niños creen que se están abriendo las compuertas para el marketing de productos para niños al mismo tiempo que crece el respeto por este sector de consumidores. “A medida que los niños asumen mayor poder como consumidores, se convierten en blanco de un marketing mucho más dirigido. Los niños entre 7 y 12 años representan US$ 8.900 millones del gasto anual, según los resultados del Global Kids Study de Just Kid Inc.

Al conocer todos estos datos, entonces, las empresas que fabrican productos alimenticios se disputan, por ejemplo, el dinero que los niños y adolescentes destinan al almuerzo en la escuela o el colegio. Y para ganar en esa contienda, apelan a la innovación y la originalidad.
“El marketing para los niños se vuelve cada vez más sofisticado, dice Julie Halpin, CEO de Gepetto Group, Nueva York, especialistas en marketing infantil. “Hay muchas marcas y muchas categorías de productos compitiendo por una porción de la mente del niño; por eso la necesidad de creatividad es más grande. Hace diez años, a la niñez le vendíamos sólo cereales y galletitas; hoy compiten también los bancos, las computadoras y el software”.
Es preciso ponernos a pensar si tu ya volteaste a ver este importante mercado y que esta haciendo al respecto.



Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Desarrollado por DT Author Box

Escrito por AleGuillen

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply