Como si fuera la primera vez

Exactamente así es como debemos de tratar a nuestro mercado cuando tenemos acercamiento con ellos. Hace un par de días vi una película que me hizo ver una similitud más entre las relaciones sentimentales y la mercadotecnia.

Para quienes no la han visto, una mujer sufre un accidente que le provoca un traumatismo, pierde su memoria a corto plazo, es decir, no recuerda lo que pasó un día anterior, solo tiene recuerdos pasados. Un hombre la conoce y se enamora de ella, logra enamorarla también pero el gran problema viene el siguiente día, cuando ella no recuerda ni el nombre del ingrato.

Y bueno aquí lo que me interesa no es que estén enterados de mi gusto por el cine ni que lean una bonita historia, sino que hagamos lo que tiene que hacer este hombre, en nuestro caso con los clientes, enamorarlos día a día como si fuera la primera vez.

Y esto no solo aplica a nuestros clientes, muchas empresas pequeñas que tienen buenos productos, obtienen buenos resultados, empiezan a crecer y en el proceso van disminuyendo su calidad, se olvidad de las características que hicieron a sus productos ganadores, y comienzan a descuidarlos e interesarse más por la minita de oro que acaban de descubrir.

No señores, una empresa no se convierte en una Coca-Cola o una Apple por pura suerte ni por el destino, tampoco por tener mucho dinero, se convierten en esos monstruos porque supieron enamorar cada día a su mercado y consentirlo, por cuidar bastante bien la calidad de su producto, y seguir haciendo las cosas como el primer día, es más, haciendo las cosas mucho mejor que la primera vez.

Lo que muchas empresas pequeñas hacen es, ganar una buena cantidad de dinero con buenos productos, comprar casa nueva, auto nuevo, regalos para la familia y amigos, dejan de invertir en la empresa y comienzan a hacer gastos innecesarios, los sorprende el éxito.

¿Qué pasa con el producto? Pues resulta que hay que comprar materia prima más barata y bajar la calidad porque fue más importante comprar un carro del año para el hijo que invertir de nuevo en el negocio.

Una empresa es algo que tenemos que cuidar por mucho tiempo, ir tratándola día a día, así como los clientes, no podemos ofrecer productos de menor calidad a gente que, gracias a ellos, la empresa pudo salir adelante.

Afortunadamente no todas las empresas son así y hemos visto crecimiento en muchas nuevas empresas, y crean algo, el futuro no se encuentra en las grandes empresas multinacionales, el futuro se encuentra en esas pequeñas empresas que van surgiendo y que representan un porcentaje altísimo de las empresas en el país que dan trabajo a miles de personas. No digo que debamos convertirnos en Coca Cola, a lo que me refiero es que esa empresa tiene mucho éxito y lo ha logrado de buena manera, no necesariamente debes tener presencia en todo el mundo para ser una empresa exitosa.

Espero que estos comentarios sirvan a quienes tienen empresas pequeñas o trabajan en alguna, y se esmeren por enamorar al cliente como si fuera la primera vez, no nos quedemos como esos que solo quedan bien en la primera cita, llévense al matrimonio a su cliente.

Saludos y no dejen de segurinos.


//

Escrito por fabianmz

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply