Cuando el amor no entra por los ojos, ¿el placer entra por la nariz?

A todos nos ha pasado o al menos conocemos a alguien que disfrute el olor a nuevo del auto, de un libro, o como mujeres no podemos mentir que la fragancia de un shampoo o acondicionador que nos fascina nos hace sentir renovadas, y en su caso como el perfume de un hombre se convierte en nuestra droga predilecta.

Las marcas aman jugar con los sentidos del consumidor y así poder despertar sentimientos de asociación y/o proyección que lo lleven a convertirse en un amante leal de la marca.

Esto lo observamos repetidas veces en comerciales que evocan la superación y/o admiración de un estilo de vida, modelos a seguir, por ejemplo en el caso de los autos siempre vemos que algún comercial de un nuevo modelo, las personas involucradas en la publicidad empleada transmiten y proyectan tranquilidad, seguridad y felicidad por el hecho de tener algo nuevo que representa lujo y estatus, y así nosotros como consumidores llegamos a una agencia de autos, abrimos la puerta del automóvil y el olor a nuevo nos lleva a la asociación del sentir de lo antes observado en la publicidad.

Otro caso puede ser el de AXE, esta increíble marca que más que la formula química que contiene para fungir como desodorante y antitranspirante, sus aromas evocan virilidad, erotismo y transmiten esa seguridad de atracción para el sexo femenino. Y así puedo seguir con varios ejemplos de marcas como el olor del chocolate con caramelo que nos provoca relajarnos y tomarnos nuestros 5 minutitos, por su lado la glamurosa marca de Victoria Secret con su gama de aromas tropicales y dulces hacen sentir a todas las mujeres fieles de sus productos, sexys y deseables

Toda esta enorme labor del marketero implica una investigación psicológica y neurológica para que cuando el amor no entre por los ojos, el placer entre por la nariz, siempre implicando al alter-ego de nuestro consumidor haciéndolo esclavo del placer, mediante estímulos reconfortantes, que si no lo logramos enamorar, al menos lo hacemos sentir pasión y deseo oculto por nuestra marca.
“Seducir y satisfacer al consumidor mediante deseos y aspiraciones que entran por el sentido del olfato mediante el marketing emotivo subconsciente”

Desarrollado por DT Author Box

Escrito por vanesanroman

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply