El amor acaba ¿Será?

El día de hoy este artículo será un poco diferente a lo habitual, debido a la platica que sostuve con una comunicóloga en la cual debatimos sobre como los mercadólogos sólo vemos todo del lado del capitalismo y dejamos de lado la parte humana, así que me dí a la tarea de demostrar que ella estaba en un error.


Me dedico a la mercadotecnia, y en mi ámbito, todo se rige por ciclos: lanzamiento, consolidación, madurez y muerte. Por lo general, estas son las etapas que rigen un ciclo en el marketing, pero me preguntaba, ¿Una relación humana encaja en este ciclo? Obviamente con sus respectivos cambios en los nombres de las etapas.

La pregunta me surgió debido a que en días anteriores, al platicar con mi pareja, me comentó lo siguiente: las relaciones cambian, no siempre se sienten mariposas en el estomago, eso sólo se siente en el enamoramiento.

Después de escuchar eso yo no dije nada, sólo surgieron diversas dudas en mi cabeza, y pensé: ¿Será acaso que las relaciones humanas no difieren de las relaciones cliente/producto?, ¿Será acaso que es verdad y mi relación está en otro nivel, en el que no me siento pleno? Pues no me quise quedar así y comencé a investigar.

Generalmente, cuando pretendemos lanzar un producto, primero conocemos y ubicamos al posible consumidor, investigamos sus intereses, gustos y hábitos, esta etapa es el reconocimiento de mercado, lo que se traduciría en una relación humana como la etapa de pretensión, ya que primero conocemos e investigamos sus gustos e intereses para ver si tenemos oportunidad de relacionarnos con dicha persona. 

Posteriormente, en el marketing, procedemos con el lanzamiento, que es la etapa en la que ya tenemos la certeza de conocer lo que quieren y pueden desear nuestros posibles consumidores, y encontramos que en sus intereses, necesidades o deseos podría encajar nuestro producto o servicio. En las relaciones humanas lo llamaría cortejar, la etapa en la que pretendes “quedar bien” y comenzar una relación, esta es la etapa de “ser quien la otra persona quiere”.

Después, dentro de este mismo periodo, se encuentra un pequeño periodo de prueba, el cual, pretende corregir, mejorar o redireccionar el producto o servicio, para minimizar el margen de error. En las relaciones humanas también existe este pequeño periodo, en el cuál, se pretende comprobar si realmente son compatibles las personas y si pudieran realmente estar juntas.

La etapa siguiente es el “Climax”, esta etapa es cuando el producto logra despegar y los posibles clientes, se vuelven consumidores, ya que encuentran interesantes los atributos que este ofrece. En esta etapa se logran las mayores ventas y qusieramos nunca salir de ella. En las relaciones Humanas, esta etapa la llamaremos el enamoramiento, en esta etapa es cuando sentimos esas extrañas cosas que son tan difíciles de explicar, esta etapa en la que sería genial nunca salir, pero esperen, claro que se puede, en las relaciones humanas, como en el marketing existen la renovación o el relanzamiento, proceso o estrategia que nos ayuda a evitar el paso del declive, aunque no nos salva de llegar a la madurez, la renovación nos ayuda a que el cliente no crea que ya lo vio todo, sino, que se de cuenta que apenas lo mejor está por venir.

Si lo traducimos a las relaciones Humanas sería jamás dejar de sorprender a tu pareja, o superar sus expectativas día con día, evitar la monotonía, hacer que disfrute y disfrutar de cada instante que se comparta por muy simple que sea, se imaginan si un producto, nunca cambia, se mantiene igual esperando a que el consumidor lo busque, sin siquiera hacer el mínimo esfuerzo para entender lo que él quiere, este estará condenado al fracaso.

Una de las etapas más complicadas y más inciertas es la madurez. La madurez es la etapa en la que podríamos llegar a la zona de confort, una situación muy peligrosa, ya que la confianza ronda nuestra puertas y podemos estar cayendo en picada hacia el declive, no por estar en esta etapa tenemos garantizado el éxito, ¿Recuerdas que en la etapa anterior te mencioné que podías mantenerte en la etapa de climax pero sin saltarte la madurez? En esta etapa es en la que debemos aprovechar la confianza que tenemos por parte de nuestro consumidores y no dejar de sorprenderlos, debemos convencerlos de que aún somos tan cool para seguirnos probando y tan seguros para darles lo que ellos buscan. En las relaciones humanas este es el momento crucial en el que se define la continuidad o finalización de una relación, o como algunos lo dicen, avanzar al siguiente paso, pero también es la etapa más peligrosa, ya que la gran mayoría de las relaciones no pasan de aquí, debido a que las personas llegamos a lo que podemos llamar nuestra zona de confort, y tendemos a no hacer nada diferente, tendemos a pensar que tenemos todo seguro y nos olvidamos de seguir enamorándonos.

Así que al igual que en la vida de una relación, las personas encargadas de una marca o producto, deben preocuparse por mantener totalmente enamorados a los usuarios y así evitar que se pierda ese amor en la relación, como se dice, debemos mantener la chispa encendida por mucho tiempo, para evitar llegar a la última etapa, el declive y la muerte.



Desarrollado por DT Author Box

Escrito por alexzamora87

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply