No le des al cliente lo que pide, “Supera sus expectativas”

Actualmente, en la mayoria de las empresas, solamente se preocupan por generar ventas, dejando de lado, el fortalecer la relación a largo plazo con sus clientes, solamente se limitan a satisfacer necesidades.

En la actualidad, nos hemos topado con cambios muy radicales en los consumidores, han emigrado a convertirse en consumidores 2.0 que es un consumidor más activo, consiente, infiel, aunque aún mantiene un pequeño toque de inocencia, se han convertido en prosumers.El prosumer nace en el momento en que el consumidor se vuelve productor + consumidor, el mismo genera contenidos de consumo.


Las empresas orientadas a satisfacer solamente necesidades básicas, están orientadas al fracaso en un corto plazo, ya que solamente generan ventas y no consumidores.

La diferencia entre generar ventas y generar consumidores es muy sencilla, ya que al generar ventas solamente obtienes un beneficio a corto plazo en donde tal vez el comprador jamás vuelva a consumir tu marca, al contrario del generar consumidores, ya que estos estarán comprometidos con tu marca y la recomendarán, cosa que nos traerá beneficios a mediano y largo plazo.

Pero, ¿Cómo lograríamos convertir a nuestros clientes en consumidores?

En términos, podría escucharse muy sencillo, pero en realidad representa mucho trabajo y sobre todo constancia.

Debemos aprender a escuchar a nuestro consumidor, conocer sus necesidades, despertar su deseos como nadie más lo podría hacer y hacerlo vivir una experiencia positiva al momento de la compra. Hablar de experiencia parece tan complicado, debido a que la mayoría de los mercadólogos y empresarios, ya que lo relacionan con crear todo un ambiente en el punto de venta, pero están muy equivocados, ya que hablar de experiencia es hablar de hacerle la vida más fácil y más amena al consumidor, eliminando pasos innecesarios en el proceso de compra y siempre estando ahí cuando el nos necesite. En cada compra que realiza, el comprador, vive una experiencia, ya sea satisfactoria, irrelevante o mala, nuestra intención siempre debe ser, que en la experiencia que vivan con nosotros, hacerla una experiencia positiva única y más que eso.

En resumen, nunca debemos darle al cliente solamente lo que el nos pide, ya que no tendremos ningún argumento para competir a largo plazo con nuestro competidor y comlo dijo Henry Ford un cliente satisfecho se define en 2 palabras “Superar expectativas”.




Desarrollado por DT Author Box

Escrito por alexzamora87

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply