Te presento tu “Target” ¿Tenías el gusto?

Conforme aumentan los conocimientos sobre marketing, cada vez suena mas trillado el hecho de conocer tu “target” o “Mercado meta” de hecho te insisten tanto en el conocimiento del mismo que terminas por satanizarlo, es algo que suena súper lógico, y hasta gran parte de los empresarios lo ridiculizan, y te responden con un… “¿Mercado Meta? ¿Target? Joveeen! llevo 20 años en el mercado como no lo voy a saber”. Pero, UPS, a la hora de describirlo solo pueden llegar a concluir que su target son “mujeres” así sin más, y no es por priorizar, al final de cuentas, saben su negocio, pero sería optimo tanto para el crecimiento de su empresa, como para el mejor desarrollo de sus productos el que ubicaran de manera específica a quién van dirigidos, como estudiante de mercadotecnia me han tocado experiencias demasiado curiosas y hasta cierto punto, increíbles, donde tienes que ubicar el mercado meta de una empresa donde ni ésta tenia el “gusto”.

 

Puede ser tomado a la ligera, pero, en absoluto lo es, casos extremadamente extraños donde la empresa no tiene ni la más remota idea de quiénes son sus consumidores y por qué compran sus productos o servicios, puede funcionar y de hecho hay algunas que llevan años en auge y prosperando, aun sin conocerlo, pero vamos, son rarísimos los casos, es por eso que después de un arduo análisis entre varios involucrados, y de hecho, llevar el mismo al campo laboral, es totalmente seguro que no puedes arriesgar tu capital, ni tu negocio a un mercado que ni siquiera conoces.

Para empezar ¿Qué es Target?

Y bien, después del rollazo personal, debo mencionar que el término “Target” es un mero anglicismo, y lo correcto, al menos en México, es “Mercado meta”. Así bien, este término se utiliza para definir un grupo de personas o parte de la totalidad de un mercado, con determinadas características que tienen una necesidad en común, ya sea por su naturaleza, entorno o gustos, que nuestro producto o servicio puede satisfacer.

Suena facilísimo, puedes creer que determinarlo no te lleva tiempo, de hecho, es tan camaleónico que de pronto resulta ser todo lo contrario a lo determinado, para llegar a él, es tan importante que conozcas de manera extrahordinaria tu producto y sus atributos como sus limitaciones, verlo realmente como es y no lo que quieres que sea. Podemos llevarnos al rededor de 2 horas en clase definiendo un mercado meta, y siempre saldrán nuevas consideraciones para arruinarlo y borrarlo.

Por ello mis estimados #marketeros, es aun más importante, y cuando lo encuentras… PLOP! prepárate para satisfacerlo!

La clave de esto es jamas generalizar, cada mercado es tan cambiante, tan único, tan lleno de necesidades que productos o servicios si les satisfacen, y otros no, fácil, difícil, también. Variables, es la clave de empezar a hacerlo. Existen tantas variables que hasta suena tontísimo tomar en cuenta a algunas, pero a la hora de avanzar en las investigaciones te das topes por no haberlas tomado en cuenta. No profundizaré en todas ellas, porque tambien he llegado a la conclusión de que suelen ser obsoletas, MUY obsoletas. Contradicciones, discriminación pura a la hora de segementar, pero creo, que es muy importante arriesgar y llegar a tu propia conclusión a la hora de conocer tu mercado. Sobre todo nunca dar nada por hecho, y más, si ni siquiera lo has visto o investigado por tu propio medio.

Arriésgate, los libros sirven pero no sigas un método, hay algunos tan cerrados que lo único que hacen es ayudarte a fallar, y sobre todo, dejarte más confundido, no todo es decir: “mi mercado es mujeres, de tal edad, de determinado nivel socioeconómico”. Estarías cerrándote a un mercado que no se determina solo por ello, es por eso que el campo de las variables socioculturales, ha dado más resultados que los tradicionales. No solo los datos duros dan el éxito, hay que analizar el “cómo” llegó ese consumidor a tu producto, y ahí lo tienes.

Objetivo.

Así es, un objetivo que tienes que atacar. En clase siempre nos ponen ejemplos trillados, pero si lo relacionas con actos cotidianos de la vida es más fácil comprenderlo. Es por ello que espero que a partir de leer este artículo puedas darte cuenta que empresas han llegado a fracasar en sus objetivos y han decepcionado a sus consumidores porque así como así, ignoraron sus necesidades, por lo mismo, fallas tan pequeñas que llevan a fracasos, sobre todo a la hora de la comunicación y publicidad. Si conoces a tus clientes es casi imposible que tu mensaje no llegue a ellos, o no les comunique lo que deseas. Cosas tan simples como el dónde colocar un espectacular, dónde repartir un folleto, en que horario reproducir un spot comercial.

Espero fervientemente, que tanto los mercadólogos de esta época como los empresarios, comencemos a ponernos de acuerdo y a valorar cada pequeño, gran detalle que debe ser una raíz en la comunicación. Y no  solo discriminar conceptos por la experiencia u orgullo y experiencia, al final de cuentas, la mercadotecnia es una herramienta que, como todo, solo ayuda a el que se deja.



Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

 

Desarrollado por DT Author Box

Escrito por magdajuache

Directora Creativa de “Juache: Ideas Factory”, Mexican Fashion Bloggers, y Crea+Things, buscamos lo que no hay.

Directora Creativa de "Juache: Ideas Factory", Mexican Fashion Bloggers, y Crea+Things, buscamos lo que no hay.

2 Comments

  1. Pingback: El reto de ser un Mercadólogo.

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply