Todo empezó con el ratón y vale la pena aprender de él.

Walt Disney creó a Mickey Mouse en 1928 (Walt quería bautizar a su creación como Mortimer, pero su esposa lo convenció de que Mickey Mouse sonaba mejor). El primer largometraje musical animado de Disney fue Blanca Nieves y los siete enanos, que se estrenó en 1937. En la actualidad, el dominio de las ofertas de Disney es impresionante: más de tres mil millones de productos con el dibujo de Mickey Mouse al año acaban en manos infantiles.
Walt Disney Company es consciente de que los consumidores valoran la marca Disney: una experiencia de diversión y de entretenimiento popular basada en los valores familiares tradicionales. Disney responde a estas preferencias de los consumidores llevando su marca a diferentes mercados.
Disney es mucho más que películas.Disney es mucho más que parques temáticos. Disney es mucho más que la suma de sus partes. “Disney es la Diversión”, y la marca es consciente de su influencia en el mundo infantil, en la percepción “holística” que de ella se tiene. Uno de los elementos centrales para lograr la experiencia holística en el caso de Disney, es la formación de los empleados y el mantenimiento de un marketing interno muy intenso y estudiado.

El Comportamiento del consumidor es un tema que no solo interesa al marketing sino que también incluye a psicólogos en su afán de entender y comprender ciertas reacciones y respuestas del ser humano como consumidor en una gran sociedad.
Como mercadólogos debemos saber ¿cómo reaccionan los consumidores ante determinadas situaciones?, este comportamiento puede revelar los factores más relevantes que condicionan los hábitos de compra y de consumo del producto.
La aventura de Disney en Euro Disney es una excelente fuente para el estudio, entrenamiento y la obtención de conocimientos sobre el comportamiento del consumidor, a la hora de realizar una posible expansión al exterior. A través de los resultados obtenidos, Euro Disney aprendió la lección y las experiencias obtenidas pueden ser aplicadas a cualquier país del mundo. Por ejemplo Disney fallo en entender mal los hábitos y costumbres de comida de los europeos. Aprendieron que para introducirse en un mercado extranjero, es necesario realizar un estudio exhaustivo de las costumbres en ese país.
Los recursos humanos podrían resultar beneficiados estudiando los métodos utilizados por Disney, y los franceses, integrando sus procedimientos obteniendo así una mejor formación de sus recursos humanos. Estos resultados obtenidos en los recursos humanos pueden ayudar a aprender de este proceso y así ser aplicables en cualquier lugar del mundo.
Una expansión de cualquier empresa hacia un mercado extranjero debe ser predicho de un exhaustivo y profundo estudio de la economía, los derechos, la cultura, climatología, intereses, costumbres, estilo de vida, geografía, hábitos de trabajo, solo por nombrar algunos.
Esta conclusión refleja la teoría sobre el comportamiento del consumidor de Skinner (Conductismo), demostrando que se aprende aquella conducta que se refuerza, y se evita aquella que se castiga.
Interesante y digno de ser memorizado es el listado de “Buenas Prácticas de Marketing” que se pueden extraer del estudio detallado de las prácticas Disney:
1. Generar sorpresa en cada cliente, en niños y mayores
2. Hacer sentirse especial a cada cliente, haciéndole percibir privilegios.
3. Detalles. Los detalles deben cuidarse de forma obsesiva para crear una experiencia armónica.
4. Evolucionar y adaptarse a las personas y mentalidades.
5. Escuchar y responder a los clientes y consumidores de manera obsesiva, calculada y planificada.
6. Crear expectativas antes de nuevos movimientos en el mercado, lanzamientos, eventos, etc.
7. Eliminar las barreras que nos puedan separar o distanciar de los clientes, niños y mayores, exhibiendo calidez y cercanía.

Sígueme en Twitter y déjame tu opinión en el área de commentarios


//

Desarrollado por DT Author Box

Escrito por vanesanroman

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply