“Vivir, esa será mi mejor experiencia” – Peter Pan.

La experiencia en el marketing la puedo definir como el romanticismo entre el cliente y la marca, todo ese sentir basado en estrategias y tácticas específicas desde que algo llama la atención de mi target hasta que lo hago un cliente leal.
En mi trabajo vivo de todo un poco, acá en la tierra sagrada maya, al pie del cañón en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, hace poco tuve la dicha de poder platicar con el Lic. Victor Garduño, catedrático de Diplomados y Maestrías de la Universidad a la que pertenezco, tocamos temas sobre los viajes que ha realizado en su larga trayectoria laboral y las ciudades que él conoce del país y me quede pensando… en verdad nadie tiene la vida comprada, que tal si … ¿esto es todo? Si mañana no podemos ver la luz del día, ¿Disfruté al máximo mi vida? ¿Viví como quería haberlo hecho? ¿Hice lo que siempre quise hacer?
Y dejando atrás mi filosofía sobre la vida extravagantemente poética, me puse a pensar acerca de las empresas y sus marcas que pueden crear esta experiencia inolvidable en el consumidor, que hacen que valga la pena, no solo el dinero invertido, si no el tiempo, entre otras cosas, como al ir a un concierto, tomar un tour turístico, o como en su caso la universidad para la que trabajo, todos los catedráticos de diplomados y maestrías vienen de México a dar sus clases según su módulo/materia, pero además, a disfrutar de los paradisiacos paisajes que ofrece Chiapas, y concuerdo con ellos, yo tampoco diría que no, si se me da la oportunidad de salir del smog y la ajetreo de la Ciudad de México y disfrutar tranquilidad, paisajes verdes y aire limpio los fines de semana.
En fin, estuve leyendo e investigando sobre este tema de experiencias que otorga la marca y como lo dije anteriormente, ese romance provocado entre marca/cliente obteniendo este final ideal esperado utópico y perfecto, la lealtad del cliente. Y me encontré con una marca que obvio todos conocemos y de la cual al menos a mi punto de vista todos somos bastante leales, el gigante GOOGLE, con su casi perfecta creación de Google Street View, con la que podemos viajar desde nuestra computadora o dispositivo móvil a cualquier lugar que deseemos y tener una vista de 360 grados de movimiento horizontal y 290 grados de movimiento vertical. Google Street View muestra fotografías tomadas desde las 9 cámaras montadas sobre una flota de automóviles y se muestran sobre las imágenes de fondo previamente tomadas desde satélite que componen los mapas de Google.
Y como podría esperarse, dentro del acervo fotográfico de GSV se han registrado, azarosamente, escenarios y situaciones que destacan por su espontánea extravagancia. Entre algunas de las exuberancias captadas se incluyen asesinatos (como los documentados en Brasil), o en el extremo puesto, nacimientos de bebes en plena calle (como el caso en Berlín) apariciones de entidades “sobrenaturales” (en el Lago Quarten, en Suiza), o situaciones más sofisticadas, por ejemplo, un tipo desnudo saliendo de la cajuela e un auto o la cacería digital de prostitutas alrededor del mundo (incluso hay un proyecto artístico en torno a esto). Sobra decir que paisajes paradisíacos  vistas espectaculares y múltiples curiosidades también son habitantes distinguidos de este inmenso archivo fotográfico.


Les dejo estas fotografías y el link donde pueden encontrar más fotografías de Google Street View, seleccionadas por el artista canadiense Jon Rafman, en su proyecto titulado Eye 9. Espero lo disfruten y tomemos en cuenta y reflexionemos un poco sobre lo magnifico que es cuando una marca crea este tipo de experiencias inolvidables. Que tengan buena semana Marketeros 😀

[subscribe2]


Desarrollado por DT Author Box

Escrito por vanesanroman

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply